Entrada y salida

Tal vez por un exceso


Justo en el momento en que terminaba de esculpir en el bronce el redondo pecho de la hermosa mujer, tal vez por un exceso pasional de la noche anterior, uno de sus senos sufrió una asombrosa ampliación, tal vez por un exceso de material plástico en sus obsesiones quirúrgicas, lo que hizo decidir al artista despedir sin miramientos a la sinuosa modelo, tal vez por un exceso de rigor perfectible en su arduo trabajo creativo.


Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button