La heroicidad es cosa del pasado


Como signo de protesta por la injerencia de otro país en los asuntos políticos internos, el joven se envolvió en una bandera y se arrojó, esquivando a los guardias de seguridad, desde lo alto de un monumento histórico. Todos coincidieron en nombrarlo cobarde.

Moraleja: la heroicidad es cosa del pasado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *