Volubilidad


Tenía un amigo tan voluble que alcanzaba a percibir, nada más mirándolos, qué perro lo insultaba y cuál lo saludaba con cortesía. Sin que movieran la cola.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *