El gato


Cuando le mostró el gato recién nacido que le habían regalado el fin de año, aulló de celos incontrolados: ella no podía tener ninguna otra distracción que no fuera él mismo, así que decidieron, luego de un comprensivo e inacabable diálogo, dar por finalizada su atormentada relación amorosa… siempre y cuando ella se deshiciera del anómalo e infeliz felino.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *