Brindis de arena


Levantó la copa para continuar brindando, pero sólo vio, en un rapto de extraña lucidez, el mismo interminable mar de arena de aquel vasto desierto al que en mala hora decidió ir de exóticas y al parecer infinitas vacaciones.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *