Miradas inciertas


Había trazado el mapa de su hermoso cuerpo, con arrecifes, volcanes, cerros, valles, laberintos, grutas y selvas perfectamente detallados, que ella, al mirarlo con minuciosidad, no pudo sino asestarle una ruidosa cachetada al errado explorador: estaba muy lejos de ser ella la inspiradora de tal geografía corporal.

          Moraleja: el amor hace ver cosas inciertas en los cuerpos amados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *