El hombre ya no estaba allí


Se quitó los anteojos, se quitó la peluca, se quitó las pestañas postizas, se quitó el maquillaje, se quitó el vestido, se quitó el brasier y cuando se bajaba el calzón se dio cuenta de que el hombre ya había abandonado la habitación.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *