Sesiones del Pescador: entre el confinamiento y la celebración

Episodio 5: he aquí una playlist que empezó como un divertimento para aligerar el confinamiento durante 2020 y, al mismo tiempo, festejar el aniversario de algunos discos y canciones importantes en la historia de la música popular… Es un viaje al pasado reciente en 283 temas.


Dice la frase que no se debe mezclar el placer con el trabajo, pero el episodio 5 de las «Sesiones del Pescador» va por ese rumbo. Me explico: durante el confinamiento de 2020 fui hilvanando poco a poco una lista de reproducción de uso personal para aligerar el encierro. (Al menos, mi encierro). Confieso que no tenía intenciones de hacerla pública, sin embargo me he dado cuenta que:

1) la playlist es lo suficientemente intergeneracional. Es decir, partí de un único requisito: que todas las canciones (y discos) cumplieran años en 2020. Me refiero a “aniversarios cerrados”, como se le suele conocer en el argot periodístico: 40 años, 30 años, 20 años, 10 años. (Ciertamente, nunca he entendido lo de “festejar” o “conmemorar” efemérides del tipo 21 años de, 34 años de, 53 años de… Supongo que tiene que ver más con la dinámica de las redes sociales). Así que aquí encontrarán temas que vieron la luz en 1980, 1990, 2000, incluso 2010. Y un paréntesis: no incluí 1970, pues los episodios 3 y 4 de las Sesiones ya cubrían ese año.

2) la playlist es lo suficientemente heterogénea. Desde luego el punto de partida es el rock —siempre el rock—, pero de ahí despega hacia diferentes direcciones. (Ya saben: hablo de toda esa jerga inventada por críticos y en oficinas de marketing para encasillar —ellos le llaman identificar— la música). Así que hallarán un poco de new wave, dance rock, punk, proto-punk, post-punk, indie y alternativo, rock progresivo y experimental; pero también hay pizcas de pop, dosis de hip hop y rap, cositas de (la mal llamada) world music, incluso algo de soul, R&B, y exquisita electrónica.

Y 3) la playlist es lo suficientemente pretenciosa, pues en ella incluyo a varios de mis artistas favoritos de toda la vida (o que escucho con alarmante frecuencia): Tom Waits, Van Morrison, Bruce Springsteen, Neil Young, Nick Cave (y sus malas semillas), David Bowie, James, Prince, Johnny Cash, Kate Bush, Joe Jackson, The Residents, Ani DiFranco, Steve Earle, Traveling Wilburys, Talking Heads, Rolling Stones (en efecto: soy del bando de los Stones), Grateful Dead, Buddy Guy, Elliott Smith, Camper Van Beethoven, Tom Petty, B.B. King, Joni Mitchell, Cowboy Junkies, The Clash, Ramones, Iggy Pop, Public Enemy, Einstürzende Neubauten, Grinderman, Phish, King Crimson, Pulp, Blur (en efecto: soy del bando de Blur), Teenage Fanclub, y así…

Pero no se asusten: al hacer pública la playlist he tratado de darle una manita de gato, así que he incluido música que no es de mi completo agrado pero que reconozco su valor e influencia —en algunos casos—, y su ligereza y falta de pretensión —en otros casos—. ¿Nombres? Aquí entra Queen, desde luego Oasis, Eminem, Green Day, Devo, Coldplay, Madonna, Scissor Sisters —influencia de un amigo—, un cierto tipo de música electrónica —también fui adolescente y deambulé por sitios chic—, etcétera.

Aclaro desde ya: este episodio 5 —esta playlist— no es exhaustiva, ni pretende serlo. Como lo apuntaba líneas arriba: inició como un divertimento y de pronto se salió de control y se fueron sumando y sumando canciones hasta quedar 283 (y las que se sumen más adelante).

Algunas licencias…

Casi un lustro atrás, durante la gira para celebrar el 40 aniversario de su mítico álbum Horses (1975), le preguntaron a la indómita Patti Smith cuál era su relación actual con ese disco. Su respuesta fue maravillosa: “Cuando lo compuse tenía veintitantos años y me sentía completamente desenganchada del orden social. Lo escribí para personas como yo, no para el mainstream, porque no tenía nada que decirle. Creo que sirvió a la generación que se sintió sola, incomprendida. Pero la gente joven siempre se siente así. Mire cómo está el mundo ahora. Nos invade la tensión económica, medioambiental. Hay tantas guerras, tanta corrupción… Las personas miran a su alrededor y se preguntan: ¿Qué están haciendo? ¿Qué le están haciendo a nuestro mundo? Creo que Horses ofrece una voz que le habla a todas ellas”.

Cito a Patti Smith sólo para señalar que para confeccionar esta lista de reproducción me he permitido algunas licencias: incluí algunos álbumes que cumplieron otro tipo de aniversarios: Horses, por ejemplo, cumplió 45 años en 2020. Igual sucedió con Excuse-O de Fela Kuti. Canciones de ambos discos son las más antiguas en este episodio.

Esa misma licencia me sirvió para incluir el britpop: en 1995 (o sea, ¡hace 25 años!) vieron la luz grandes discos desde ese movimiento musical, con Blur, Pulp y Oasis publicando nada más The Great Escape, Different Class y (What’s the Story) Morning Glory?, respectivamente. Y algo similar ocurrió con mi querida Natalie Merchant, o con Radiohead: hace 20 años —en 2000— apareció Kid A, pero un lustro antes, en 1995, vio la luz The Bends¿Cómo lo podía dejar fuera? ¡¿Cómo?!

Concluyo: este episodio 5 —esta lista de reproducción— empezó como un divertimento: quería festejar a mí manera y en privado el aniversario de algunos discos importantes en la historia de la música popular, pero, sobre todo, quería celebrar álbumes y canciones me han hecho compañía, como el bello The River o el poderoso e intimista The Ghost of Tom Joad, ambos del Boss Springsteen; o el maravilloso Wrong Way Up de Brian Eno y John Cale; o el súper audaz Peoples Instinctive Travels and the Paths of Rhythm, de A Tribe Called Quest; o la furia y la energía de Fear of a Black Planet de Public Enemy; o un álbum espectacular como Never for Ever de Kate Bush. Quería celebrar asimismo canciones intemporales como “Jersey girl” (Tom Waits), “Romeo and Juliet” (Dire Straits), “Emotional rescue” (Rolling Stones), “Isolation” (Joy Division), “Mutserendende” (Oliver Mtukudzi), “Both hands” (Ani DiFranco), “Biko” (Peter Gabriel), “Army of me” (Björk), “Back in black” (AC/DC), “That’s entertainment” (The Jam), “The ship song” (Nick Cave), “There she goes” (The La’s), “The suburbs” (Arcade Fire), “Home” (LCD Soundsystem), y tantas más.

Ahora que la pandemia ha trastocado y alterado todo alrededor —y, me temo, también el interior—, la música además de goce es un buen lugar para buscar refugio y una manera para sobrellevar eso que llamamos vida, con sus altas y sus bajas.

Y no sólo eso.

En este momento, me parece, estas canciones representa un época que parece ya tan lejana, casi desvanecida. Así que, venga, vamos a dar una vuelta por el pasado. Salgamos por un breve instante del confinamiento, metafóricamente. Luego me cuentan qué recuerdos le trajo el viaje, ¿vale?

Nos leemos en el siguiente episodio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *