Dos sucesos aleatorios y recíprocos


Cuando se dio cuenta de lo tarde que era para su cita amorosa, imprudentemente bajó de la tribuna para pedir un aventón a cualesquiera de los carros que rodaban con altanera velocidad. Fue arrollado sin miramientos, y la competencia en el autódromo continuó sin mayores altercados. La mujer ese día, mientras lo esperaba en vano, conoció a otro hombre, con el cual acabó, acaso resignada y rencorosa por el plantón, cediendo a las provocadoras peticiones masculinas. Ambos, alcoholizados, fueron atropellados por un imprudente conductor que venía, jacarandoso y ebrio, de la carrera automovilística. Los dos sucesos, aleatorios mas recíprocos, no tuvieron ninguna resonancia en las noticias periodísticas. La vida extraordinariamente a veces se cobra con la misma moneda. Según las estadísticas, pasa una vez cada cien cuentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *