En la cueva del lobo

Un pago con la misma crucial moneda…


Hay personas que llevan su trabajo a la casa. Por eso cuando el pastor de ovejas decidió hacer lo mismo por temor de que el lobo acabara devorándolas, su esposa, mostrándose ofendida, le pagó con la misma crucial moneda: se fue a instalar en la cueva del amoroso lobo para celebrar ambos su estratégico triunfo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *