Newton comesolo


Debajo del árbol, el muerto de hambre esperó en vano la caída de otra manzana. Y odió el resto de su vida al tal Isaac Newton, ese afortunado matemático comesolo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *