Eterna compañía

O la infausta soledad masculina…


Después de rogarle que se fuera de la casa tras la comprobación de ambos de su torturada convivencia, ella acabó por acompañarlo eternamente en su dolida e infausta soledad masculina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *