Todo emerge en un sonoro tropel de los instantes…

De su libro «Algoritmo», versos de Lauro Acevedo.


El filme (Canto segundo)

Lauro Acevedo


Filmografía perenne

                                      llama votiva de escenas traslapadas

cortes a tiempo y a destiempo

sobre la edición de un gran

cortometraje

                                     La vida es la secuencia inusitada

de una toma clandestina

un escudriñar los artificios del cauce

para saber de sabor de los remansos

para vivir el vértigo en la furia de los rápidos

bajo el ojo atento de un director intenso

Toda la trama del existir

                                    se vierte en una gota de rocío

sobre los pétalos suaves

del alma

A la vez que este trance

en la cinta cotidiana

se incendia en un corte

inusitado de dolor

                                   que punza las entrañas

haciendo nacer sobre el horizonte

                                                       los acentos de flores rojas

de ese geranio que nos crece

a diario

                                                      en el jardín de viento

Viento aleve que nos mece

en el columpio del recuerdo

                                                     viento fresco que nos acaricia

en la ausencia

Viento de borrasca que nos estremece

Suave viento de nostalgia

                                                    alegoría de viejos senderos

donde la danza marca sus trotes

El filme retorna a los orígenes

en la caza y la recolección

donde los cestos no aspiraban

                                                    más allá de la cosecha y resguardo

del buen alimento

La historia está plagada de personajes

uno a uno caídos por el paso de los años

en ese vaivén silencioso de las horas

                                                  en el vértigo imprevisto

del empuje en el columpio

Todo emerge en un sonoro tropel

                                                              de los instantes

Las estaciones son los capítulos

donde los retoños adquieren sus matices

                                                            florecen las ramas

crecen las frondas

He de mirar más de cerca los contornos

                                                           los campos de la hoja trémula

el ápice

la señal del índice enigmático

                                                          el inhiesto fulgor de los pistilos

Donde hubo tempestad venga la calma

y la verdad sea absuelta del patíbulo

Quede vacía la celda

                                      el potro abierto

acaso hay mayor castigo

que la ausencia del amado amor

La redención esté presente

en cada brillo de la estancia

en ese rayo del sol que penetra

                                                             la ventana esperante

He de abrir siempre

                                                     la tapa enmohecida del arcón

donde guardar las armas primitivas

tenerlas listas con el filo atento

a los telones de fondo

tengo un oficio de escribano

en cascada de signos bulle el campo

la tinta es mi sangre enardecida

mi afán el cultivo del canto

En cada brote de luz-tinta

un relámpago

                           en cada borde de la hoja inquieta

un latido tierno con ápice de encuentro

En cada gránulo de arena

                                                    el ritmo de las olas

En cada rayo de sol

                         el vuelo insomne

                                                   mariposa

                         en el prado floreciente

                                                    incendio de colores tremolantes

al acecho

                        del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *