Abjurar del poema


Leído su poema ante el expectante silencio de la audiencia, el poeta abjuró de él. Entonces el público, ahora sí, lo ovacionó estruendosamente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *