La desigualdad repercute en el bienestar de estos trabajadores ya que presentan mayor estrés y más problemas de salud. / Pixabay-Wokandapix.

Entre acoso, marginación y problemas de salud: la ciencia también celebra el Orgullo

En 2019, conmemorando el Día del Orgullo LGBT+, tres importantes instituciones británicas —el Institute of Physics, la Royal Astronomical Society y la Royal Society of Chemistry— presentaban un informe conjunto (Exploring the workplace for LGBT+ physical scientists) donde se encuestaba a personas dentro de las ciencias básicas sobre su situación y qué implicaba en el desempeño de su profesión. El informe revelaba que un 28 % de las personas LGBT+ del mundo de las ciencias físicas en el Reino Unido había considerado en algún momento de su carrera científica dejar su trabajo por el ambiente de discriminación que vivían por su condición afectiva o sexual. El porcentaje aumentaba al 50 % en el caso de las personas trans. Hablamos de una situación que, lamentablemente, no sólo no ha cambiado hoy en día 2021, sino que además se repite en casi todos los países…


Acoso, marginación y problemas de salud: las desigualdades sistémicas de los empleados LGBT+ en ciencias

José Luis Zafra

Los y las trabajadoras lesbianas, gays, bisexuales, trans y queer de las profesiones STEM (ciencia, tecnología, ingenierías y matemáticas, por sus siglas en inglés) son mucho más propensos a experimentar desigualdades en su puesto de trabajo, en comparación con sus compañeros que no se identifican en el colectivo LGBT+.

Si bien ya se sabía que existía una discriminación histórica y sistémica de este colectivo también en las ciencias, un estudio publicado en Science Advances arroja resultados significativos sobre cómo sufren estas desventajas. Entre otras, acaban repercutiendo en múltiples ámbitos de su vida laboral y personal.

El trabajo, dirigido por Erin Cech, del departamento de Sociología de la Universidad de Michigan (EUA), toma los datos de encuestas representativas a más de 25 000 profesionales de 21 disciplinas STEM. De estas respuestas, 1006 eran de trabajadores que se consideraban dentro del colectivo LGBT+.

Para comprender cómo perciben la desigualdad, las investigadoras han analizado esta discriminación en torno a cinco dimensiones diferentes: oportunidades laborales y recursos, devaluación personal, exclusión social, problemas de salud y bienestar e intenciones de abandonar la carrera. “Queríamos comprender un amplio número de experiencias laborales que están relacionadas con la marginación social y que suelen ser el foco de investigaciones sobre la desigualdad LGBT+. Además, necesitábamos conocer otras desigualdades más orientadas a su carrera laboral y a lo personal”, explica Cech en entrevista.

Comparativa de la percepción de devaluación profesional, marginación social y acoso. / Erin A. Cech/Science Advances.

Según los resultados del estudio, los profesionales LGBT+ identifican menos oportunidades laborales que les permitan desarrollar su talento en comparación con sus compañeros. Asimismo, tienen más dificultades a la hora de encontrar los recursos necesarios para desarrollar sus habilidades y muestran menos confianza a la hora de denunciar irregularidades por el miedo de sufrir represalias.

Sobre este último aspecto, Cech destaca el enorme impacto que esto puede tener en la sociedad al completo. “Los profesionales STEM —explica— tienen la responsabilidad de denunciar aquello que puede poner en peligro a la población. Si existe un sesgo que impida denunciar algo incorrecto por miedo a represalias, esto puede ser potencialmente dañino para todo el mundo”.

Por otro lado, los profesionales LGBT+ perciben que se les valora peor en su trabajo (47 % dice haber sufrido devaluaciones profesionales) que sus compañeros (38 %), se sienten más marginados socialmente (32 % frente al 23 %) y reportan más situaciones de acoso (20 % frente a un 14 %).

Los trabajadores LGBT+ perciben más estrés, más problemas de salud menores y más insomnio. / Erin A. Cech/Science Advances.

Estas situaciones repercuten en la salud y el bienestar de estos trabajadores: un 78 % percibe que tiene estrés laboral (frente al 61 % de sus compañeros), el 59 % presenta problemas de salud menores como cefaleas o malestar estomacal (comparado con el 43 % de sus colegas) y el 37 % expresa haber tenido insomnio (frente al 22 % comparativo).

Aunque las autoras ya sospechaban que iban a encontrar estos resultados sobre la marginación social del colectivo, sí les ha sorprendido que estas experiencias repercutan en la salud de los trabajadores LGBT+. “Estamos particularmente impactados por esto”, señala Cech.

Por último, el 22 % de los profesionales que se identifican como una minoría sexual o de género han pensado en dejar su trabajo en las STEM en los últimos 12 meses, un porcentaje algo mayor que el 15 % de sus compañeros. Y vamos más allá: el 12 % de los trabajadores LGBT+ está planeando abandonar las ciencias en los próximos cinco años, frente al 8 % comparativo.

El 22 % de los trabajadores del colectivo LGBT+ han pensado en dejar su empleo, mientras que el 12 % quiere hacerlo próximamente. / Erin A. Cech/Science Advances.

Esfuerzos en diversidad e inclusión

Todas estas tendencias, afirman las autoras, son similares “en todas las disciplinas STEM analizadas y sectores de empleo”. Así, concluyen que la condición LGBT+ es “un claro eje de desigualdad en las ciencias” y motivan a seguir investigando los mecanismos que producen esta discriminación.

Una sugerencia que hace la autora principal del trabajo a las disciplinas STEM es que aseguren a los trabajadores LGBT+ las mismas oportunidades y beneficios que sus colegas, al tiempo que apoyen sus oportunidades para liderar proyectos y tejer redes de contactos.

Referencia: Cech E.A., Waidzunas T. J. “Systemic inequalities for LGBT+ professionals in STEM”. Sience Advances. DOI: 10.1126/sciadv.abe0933.

Fuente: agencia SINC.


◾◾◾


Por qué es importante la perspectiva ‘queer’ en la ciencia

Aitor Villafranca Velasco

Nota del autor: en este artículo se utiliza el término queer para englobar cualquier disidencia afectivo-sexual o de género respecto al sistema cisheteronormativo.

Frente a los prejuicios y las especulaciones, la Ciencia siempre se ha basado en la objetividad y la autocrítica para hacer avanzar el conocimiento. Sin embargo, la elección de qué y cómo se analiza nunca está totalmente libre de subjetividad y sesgos inconscientes. Por ejemplo, la biología y la palentología nos dejan algunos ejemplos en los que estereotipos culturales han sido volcados en animales, con asignaciones de sexo incorrectas debidas a factores como el tamaño en Tiranosaurios Rex, o la cercanía respecto al nido en Maiasaurios (en griego “reptil buena madre”).

Estos sesgos, junto con la falta de igualdad de oportunidades a la hora de desarrollar una carrera científica, han sido señalados desde el feminismo y los movimientos antirracistas y, por supuesto, también afectan a la comunidad LGTBIQ+.

La situación de partida

Quizás uno de los ejemplos más claros de la compleja relación entre la Ciencia y la comunidad queer sea su tratamiento de la transexualidad. Patologizada hasta la saciedad por parte de científicos cisgénero ajenos a la propia experiencias trans, la transexualidad ha estado tipificada como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud hasta 2018.

Sin embargo, un cambio de mirada sobre el mismo tema permite determinar con rigor científico que, mientras adolescentes trans patologizados tienen mayores tasas de depresión, ansiedad y suicidio, aquellos aceptados por su entorno no presentan diferencias significativas respecto a individuos cisgénero de la misma edad. Es decir, la Ciencia demuestra que el origen de los estigmas psicológicos asociados a las personas trans no proviene de un problema interno con su identidad, sino que son la consecuencia natural del rechazo y la discriminación externos.

Se podría pensar que la diversidad de agentes científicos sólo es necesaria en aquellos campos que atañen directamente a sus realidades, pero lo cierto es que los estudios muestran que equipos de trabajo socialmente diversos son más creativos, diligentes y capaces de anticipar puntos de vista contrarios.

Esto es también cierto en las disciplinas científicas, en las que se ha demostrado que la diversidad favorece y potencia la innovación. No obstante, el aumento de la diversidad en Ciencia no puede entenderse exclusivamente como un medio para mejorar el avance científico en sí mismo, sino también como un reto de justicia social. Cualquier persona, independientemente de su género, orientación o identidad debería tener el mismo derecho a acceder y desarrollar una carrera científica en igualdad de oportunidades, sin miedos y discriminaciones que perjudiquen su evolución profesional.

¿Cuál es la situación actual de las personas queer que se dedican a la Ciencia?

Según datos de 2015, sólo la mitad de las personas encuestadas estaba total o casi totalmente fuera del armario en entornos laborales dedicados a las ciencias sociales. Según este mismo estudio, el porcentaje de apertura se reduce aún más en disciplinas con menor presencia de mujeres, como la ingeniería o las matemáticas.

Además de recordarnos la necesidad de una perspectiva feminista en la lucha LGTBIQ+, esta información se une a datos preocupantes sobre el armario en entornos laborales generales. Por ejemplo, en un estudio internacional de 2018 se destacaba que el 41% de personas queer socialmente fuera del armario (18-25 años) había vuelto al armario al incorporarse al mercado laboral. Tres de cada cuatro personas LGTBIQ+ lo habían escondido alguna vez en el trabajo.

Es importante destacar que mantenerse en el armario es un ejercicio constante de análisis y contención que repercute sobre la productividad y la salud mental, y que salir de él sigue siendo un acto de valentía dada la persistencia de discriminaciones implícitas y explícitas hacia el colectivo. El informe LGBT Climate in Physics de la American Physical Society destacaba que más de un tercio de las personas LGTBIQ+ encuestadas habían considerado abandonar su puesto de trabajo o centro de estudios debido al acoso sufrido o presenciado.

Para entender las discriminaciones sufridas por el colectivo en el entorno científico, resulta imprescindible mantener una visión interseccional. La frecuencia e intensidad de las agresiones y discriminación sufridas está intrínsecamente atravesada por otros factores como el género, la identidad, la racialización, etc. Por ejemplo, mientras el 31% de hombres gays, bisexuales y transexuales había presenciado o sufrido acoso en sus entornos de trabajo, la tasa en mujeres ascendía hasta el 44%.

Mientras un 30% del conjunto de la comunidad LGTBIQ+ valoraba como “discriminatorio”, “carente” o “desigual” su entorno de trabajo, este porcentaje se ampliaba hasta el 49% en el caso de las personas trans. Por no hablar de todas las personas trans que directamente no pueden acceder a la carrera científica debido al inhumano nivel de paro dentro del colectivo.

Todas estas realidades y tendencias han vuelto a quedar de manifiesto en el informe “Exploring the workplace for LGBT+ physical scientists” de 2019.

La lucha por un futuro científico más igualitario

A la hora de generar entornos científicos más diversos e inclusivos, podemos aprender mucho de la lucha feminista en este sector.

De entre todas las estrategias necesarias para atraer a más mujeres a la ciencia (implicación institucional, fomento de vocación a edades tempranas, formación en igualdad en los centros de trabajo, etc.), cabe destacar la importancia de los referentes. Está demostrada, por ejemplo, una relación directa entre el número de referentes femeninos en el profesorado de un determinado campo y el número de alumnas que eligen seguirlo. Si nos fijamos en los referentes científicos globales, basta mirar el historial de ganadores de premios Nobel en disciplinas técnicas para percibir una clara hegemonía del hombre blanco cisgénero entre los galardonados. Por ejemplo, en Física sólo cuatro galardonadas han sido mujeres.

Esta brecha no puede justificarse por la distribución estadística de géneros, sino que existen otros factores de discriminación, como la persistencia de un cierto desprecio de algunos sectores científicos al trabajo realizado por mujeres.

Ben Barnes, científico trans en el campo de la neurobiología, comentaba por ejemplo el cambio que notó en la valoración de sus trabajos como consecuencia de su transición de género.

En este contexto, resultan particularmente admirables y necesarios referentes queer visibles en ciencia como Sophie Wilson, Carolyn Bertozzi, Nergis Mavalvala o el propio Barnes.

El asociacionismo es otro paso fundamental para luchar por los derechos de los grupos minorizados. Diversos colectivos dedicados a la intersección entre Ciencia y LGTBIQ+ han surgido en distintos puntos del planeta (500 Queer Scientists, Out in STEM, NOGLSTP…), llegando a crearse el día internacional LGBT in STEM. En España, también ha sido fundada PRISMA, una asociación nacional sin ánimo de lucro para la diversidad afectivo-sexual y de género en Ciencia, Tecnología e Innovación.

En definitiva, la necesidad de voces diversas (y de una igualdad de oportunidades real para ellas) está finalmente siendo abordada por la comunidad científica. Está en nuestras manos abrir los espacios científicos a personas queer de todos los orígenes y géneros, orientaciones e identidades; y convertir sus aportaciones al conocimiento en herramientas de inclusión, resistencia e igualdad.

El autor agradece su colaboración a “Mujeres con los Pies en la Tierra”, colectivo de mujeres científicas feministas en Ciencias Naturales, y a Gloria Pérez Ortiz, COGAM – Educación.

Aitor Villafranca es miembro de la Junta Directiva de PRISMA (Asociación para la Diversidad afectivo-sexual y de género en ciencia, tecnología e innovación).

Fuente: The Conversation.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *