Fotograma del corto «The Little Prince(ss)».

¿Disney 2021? Diversidad e inclusión con su serie «Launchpad»

28 de junio: Día Internacional del Orgullo LGBT+

En un intento por dar más representación a voces y posturas que no se alinean con su imagen clásica, el gigante del entretenimiento Disney lanzó la serie de cortos Launchpad. En esta primera entrega han sido seis los filmes y uno de ellos es The Little Prince(ss), de Moxie Peng, con el cual Disney explora la homofobia en la niñez. En entrevista, habla su autor…


En un intento por dar más representación a voces y posturas que no se alinean con su imagen clásica, el gigante del entretenimiento Disney lanzó la serie de cortos Launchpad, iniciativa con la cual entrenan a profesionales del cine para producir películas para la plataforma Disney+.

En esta nueva entrega han sido seis los filmes, y uno de ellos es The Little Prince(ss), un juego de palabras con el cual, en inglés, se ocupa la palabra príncipe y princesa en el mismo título.

Un corto dulce y doloroso contra la homofobia en la niñez

Tal como se puede deducir de él, The Little Prince(ss) trata de Gabriel, un pequeño niño asiático que cursa primera básico, al que le gusta el rosado, el ballet y las muñecas.

En el típico autobús amarillo de las series y películas de Estados Unidos, el menor se hace amigo de Rob, cuyo padre no aprueba la cercanía con Gabriel.

A tal grado llega su molestia que enfrenta a los padres del niño en su propia casa, a la hora de la cena.

Hemos conversado con el director de The Little Prince(ss), Moxie Peng, y el compositor detrás de la música del filme, Rob Rusli, acerca de cómo este tipo de producciones marcan distancia con el contenido tradicional del estudio. Además, hablamos acerca de cómo se percibe el concepto de masculinidad en la cultura asiática y de cuál podría ser su próxima aventura juntos.

—Esta nueva serie, y The Little Prince(ss) en particular, claramente difieren del Disney clásico que todos conocemos. ¿Cómo partió el proyecto y cómo te involucraste en él?

—Escribí el guión y dirigí el proyecto —señala Moxie Peng—. Como seguramente ya lo sabes, fue parte de Launchpad, un programa nuevo que Disney está desarrollando para crear espacios para voces poco representadas en el cine. Básicamente proveen mentoría y el apoyo de producción para hacer un corto que se transmita en Disney+.

“Me propuse escribir una historia. Quise arriesgarme y contar una buena historia, así que volví a parte de mis experiencias de vida. Yo me identifico como queer no binario, entonces regresé a mi infancia y capturé esa historia de este niño siendo diferente, siendo amigo con alguien que le cae bien y ser desafiado por los padres de él.

“Hay un poco de verdad en esto porque viene de mi propia experiencia. Creo que es importante contar la historia de niños queer no binarios. Me arriesgué y, de manera sorpresiva, Disney me apoyó. Me dijeron: ‘Amamos tu trabajo. Tu historia es muy conmovedora. Queremos hacerla’. Y así fue”.

—El corto se interioriza en el concepto antiguo de masculinidad y cómo eso choca con el mundo de hoy. ¿Qué tan problemática es la masculinidad clásica en la cultura asiática en general, y más específicamente en Estados Unidos?

—Crecí en China y creo que la sociedad completa abraza algunos valores, también, cómo cierto género se debe comportar —explica Moxie Peng—. Siento que se vuelve tóxico cuando alguien refuerza ese tipo de cosas o cuando alguien actúa enfocándose en ciertos elementos; me refiero a frases como: “No tienes que hacer eso, no es tu género”.

“En Estados Unidos hay un tipo diferente de masculinidad tóxica. No hablan de ella, pero lo esconden y se hereda, aunque siento que es un problema mundial, que la gente tenga estereotipos de género”.

A la conversación se suma Rob Rusli:

—Me gusta cómo el corto explora eso (el concepto de masculinidad antigua) y siento que no es sólo un problema en China o en Estados Unidos (o en la cultura asiático-estadounidense); a mí me parece que cada cultura tiene sus propios problemas con la masculinidad y cómo ésta puede ser dañina para todos. Aunque la cinta se enfoca en la experiencia asiática-estadounidense, ésta puede asimilarse con cualquier persona en Estados Unidos. Todos debemos reprochar este problema en nuestras culturas, entenderlo por lo que es.

—¿Cómo piensas que cortos como The Little Prince(ss) pueden ayudar a comenzar la conversación acerca de la homofobia y los problemas de género?

—Definitivamente, pienso que este corto tiene un mensaje de aceptación y creo que es muy importante que se diga —comenta Moxie Peng—. Tenemos un personaje que es tan inocente y puro, que al mismo tiempo es queer y no binario. Espero que el público vea su experiencia y entienda al personaje. La gente inmediatamente ama a Gabriel cuando lo ven y es muy triste cuando descubren que no está siendo aceptado por este otro padre.

“Como la gente se involucra tanto en la historia, hay un miedo profundo por este padre que es homofóbico. Entienden que daña, que no está bien su forma de pensar, y a través de los ojos de Rob, el otro niño (que simplemente acepta a su nuevo amigo), vemos el punto de vista que la humanidad debería aceptar a todos”.

—Mientras por un lado tenemos a un padre cariñoso y que acepta, por otro tenemos a un hombre que tiene problemas aceptando la realidad de otra persona. ¿Qué mensaje querías enviar con la escena de la cena?

—Definitivamente ahí se muestran dos tipos diferentes de cómo ser padre y de cómo debemos criar a nuestros hijos. Uno juzga, el otro acepta —puntualiza Moxie Peng—. E insisto: tiene que ver con mi historia de vida, porque es lo que mi papá me enseñó. Esta historia se basó en lo que mi padre me enseñó, la historia se basó en mi infancia. Cuando él me defendió fue… Vaya, me mostró que hay una especie de “gracia” en saber quién eres.

“Con todo, es un mensaje para los padres y madres: denle confianza a sus hijos. Cuando le digan que les gusta algo, créanles. ¿Por qué te mentirían? Además, que dejen a sus hijos explorar”.

—Esta no es su primera colaboración juntos. Ya trabajaron en Melt de 2018. ¿Volverán a hacerlo?

—En efecto, ya trabajamos en Melt y es un sí de mi parte —dice Peng.

—¿Qué temas les gustaría cubrir ahora?

—Esa es la Pregunta —responde ahora Rusli—: ¿Qué quieres hacer, Moxie?

—Ahora estoy escribiendo una historia de enseñanza media acerca de un chico asiático-estadounidense trans —contesta, para concluir, Peng.

Fuente: Biobiochile.

Más apertura, más inclusivos

El pasado 28 de mayo, Disney+ estrenó Launchpad, una colección de cortos que llega para demostrar la apertura de la empresa a nuevas generaciones, nuevos creadores y a temas más inclusivos.

Para crear Launchpad se seleccionaron seis cineastas de entornos subrepresentados entre más de 1 100 solicitantes de todo Estados Unidos, quienes pudiesen diversificar los tipos de historias que se muestran no sólo en Disney sino que también en el resto de la industria del espectáculo, y que previamente no habían tenido un espacio suficiente.

Según explicaron desde Disney, cada cineasta trabajó con “mentores” ejecutivos de las distintas unidades de marcas del estudio, incluida la producción de películas de Walt Disney Studios, Walt Disney Animation Studios, Disney +, Lucasfilm, Marvel Studios y Pixar.

Uno de los cortos presente en la colección es American Eid, escrito y dirigido por Aqsa Altaf, que aborda el respeto a la identidad cultural en un país diferente.

El filme sigue la historia de una inmigrante paquistaní musulmana, que debe ir a la escuela en el Aíd al Fitr (Fiesta del Fin del Ayuno), una festividad religiosa de la tradición islámica. Ella no sólo extraña su hogar, también busca la forma de honrar la fecha a su manera.

“Ha sido un honor y una alegría participar en el programa Launchpad con nuestro inspirador grupo de directores y el equipo comprometido que los rodea. Launchpad sirve como un ejemplo del poder de la narración inclusiva y refuerza la importancia fundamental de diversas voces cuyas historias deben ser vistas y apoyadas”, explicó Vanessa Morrison, presidenta de Streaming en Walt Disney Studios Motion Picture Production, y productora de American Eid.

Otro de los cortos es justamente The Little Prince(ss), escrito y dirigido por Moxie Peng. El filme narra la historia de Gabriel, un niño chino de 7 años que ama el ballet y que entabla amistad con otro pequeño chico cuyo padre rechaza su lazo cuando “sospecha del comportamiento femenino”.

Launchpad fue realmente una experiencia increíble y, como mentor, me siento muy afortunada de haber sido parte de algo que parece que en realidad hay un cambio en la cultura y la perspectiva de esta empresa… Aprendí que es posible ir más allá del diálogo y ser parte del movimiento que intenta llevar a nuestra empresa en una mejor dirección”, afirmó Karen Chau, directora de desarrollo de Televisión de Disney.

A estas dos historias, también se suma la de Dinner is Served, de Hao Zheng, sobre un alumno chino que estudia en un internado de élite de EUA, y que se presenta para ocupar un puesto de liderazgo que ningún otro estudiante extranjero ha solicitado.

También está Growing Fangs, de Ann Marie Pace, que ilustra la vida de Val, una adolescente mexicano-estadounidense que es mitad humana y mitad vampira, y que se ha visto obligada a mantener su identidad en secreto para ambos mundos.

Por otra parte, en The last of the chupacabras de Jessica Mendez Siqueiros, una solitaria joven mexicano-estadounidense lucha por conservar sus tradiciones y sin saberlo invoca a una criatura oscura y antigua para que la proteja.

Finalmente, Avalon y un niño de 4 años protagonizan Let’s Be Tigers, un cortometraje que lidia con el dolor de la pérdida. Todos alguna vez hemos sido Avalon, una chica que prefiere ocuparse para enterrar sus emociones. Lo que ella no sabe es que cuando empieza a charlar con Noé (Dash McCloud) por alguna extraña razón encuentra consuelo y una paz inexplicable. La directora Stefanie Abel Horowitz navega en una historia sencilla que nos permite entender que está bien sentirse mal. (Con información de Bernardita Villa y Emilio Lara/Biobiochile)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *