Dormir la mona


Aquel chango había dormido la mona tan literalmente que, cuando despertó, el desconfiado e irascible celoso gorila de todas las hembras lo mató a golpes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *