Nerudiano II

(Lamento patronal por el aumento del salario mínimo).


Me gustas cuando cobras porque estás como ausente.
Hambriento y doloroso como si hubieras muerto.
Un incremento entonces, una mejora bastan.
Y estoy tan triste, tan triste de que no sea cierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *