Foto de Rubén Pax.

La obra fotográfica de Rubén Pax

Cuidadoso artesano de la maquinaria fotográfica y de la química de la luz.

Rubén Pax. / Foto de Pedro González Castillo.
Rubén Pax. / Foto de Pedro González Castillo.

El rostro artístico de Rubén Pax resulta muy claro y transparente —maestro de fotografía, periodista gráfico y curioso experimentador de técnicas, materiales y mecanismos—, pero si le realizamos una disección, en el fondo también emergería Rubén Cárdenas Paz, el estudiante de San Carlos y profesor de la Escuela de Diseño del INBA. Y este juego de dualidades prosigue con su figura misma. Cronista visual de la Ciudad de México, la ha recorrido, cámara en mano, como pocos y es uno de los últimos grandes retratistas: lo mismo de personajes callejeros de emblemática figura que de los más connotados escritores y artistas que residen en la inmensa urbe, así como de sus rincones más invisibilizados: las pulquerías, los mercados ambulantes o los pueblos originarios. Sin embargo, este mismo fotógrafo, a la par, es un enamorado del resto del país, que encuentra en los desplazamientos y en la cualidad del viaje mismo importantes motivos para retratar, teniendo a los rituales y las fiestas populares como motivo fundamental. Aunque expone su obra mayoritariamente en blanco y negro, en ocasiones también incursiona en el color. Esta es una mínima selección de su vasto trabajo.

Aquí pueden leer una entrevista con Rubén Pax.


El escribano. Centro Histórico, 1985 (CDMX).
El Santo de su devoción. Avenida Juárez, 1985 (CDMX).
Reina de Juchitán, Oaxaca, 1978.
Haciéndose chiquita, Temascalcingo.
Fotógrafo en la Alameda Central.
Monja con paraguas.
Las manos del porvenir, Emilio Cárdenas.
Fiesta de la Sal, San Juan Mixcoac.
Sismo del 85. Edificio Nuevo León, Tlatelolco (CDMX).
Venus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *