Irascible, encendió la computadora… y pronto su casa fue consumida por el arrebatado fuego.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.