Últimas palabras de Goethe

(o a favor de la reforma energética)


Luz, luz, más luz…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.