Violento mar


Desesperado, sediento, casi en la agonía, en medio del desierto bailó la danza de la lluvia para que cayera agua del cielo. Media hora después se ahogaba en el violento mar de súbito nacido en el inexplicable misterio de la naturaleza.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.