ArtículosRepública itinerante

Prefiero escribir

Dolores Bolio Cantarell, Beatriz Peniche Barrera, Rosario Sansores Pren y Holda Novelo Cuevas son las protagonistas de Prefiero escribir / La literatura como arma feminista, el nuevo libro de Eugenia Montalván Colón, el cual será presentado este jueves 20 de enero (de 2022), a las 18:30 horas. La cita es en Casa 70, espacio cultural independiente en el barrio de San Sebastián, en Mérida, ciudad de residencia de la autora. Los comentarios estarán a cargo de Dulce María Sauri Riancho y Marco Aurelio Díaz Güémez. En el siguiente texto, es la propia Eugenia Montalván la que nos habla del libro y sobre estas talentosas mujeres que, en la historia de Yucatán, casi se olvida de ellas…


MÉRIDA, Yucatán.


¿Es posible definir el contenido de un libro con una palabra?

Claro que no, ¿o sí?

Yo quise explorar esta posibilidad al escribir la introducción de mi libro Prefiero escribir, y la palabra que me vino a la mente fue: opulencia, una palabra en sí misma expansiva y grandiosa que, al pronunciarla, ocupa toda la boca.

Quien me llevó a repensar mi investigación bajo este término fue el investigador cubano Jorge Fornet al hacer alusión a la opulencia sin precedentes (bautizada como “danza de los millones”) que vivió su país a mediados de la primera década del siglo XX gracias al ascenso vertiginoso del precio del azúcar —principal renglón económico de la isla— como consecuencia de la guerra en Europa [Cuento cubano del siglo XX. Selección y notas de Jorge Fornet y Carlos Domínguez. Prólogo de Jorge Fornet. Fondo de Cultura Económica, Ciudad de México, 2002].

En la misma época, Yucatán se vio reflejado en ese gran espejo destellante con una economía también boyante por sus exportaciones de henequén, pero este libro no aborda asuntos de dinero, aunque sí de cómo la sobreabundancia que distingue a ambos puntos geográficos estrechamente unidos coincide con una época gloriosa para la literatura.

El periodo histórico que abarca mi estudio (últimas dos décadas del siglo XIX y primera mitad del siglo XX) nos remite directamente a la opulencia literaria que se circunscribe a una apasionante elección de vida: la escritura, elección que para el caso de las mujeres simboliza un reto mayor al cual se entregaron con admirable disciplina.

La literatura y el periodismo florecientes a principios del siglo XX en Yucatán se remontan a un cuidadoso y ordenado cultivo del saber desde las generaciones previas, cuando en el ambiente imperaba el deseo colectivo de “alimentar el espíritu” con arte y conocimiento. Ese deseo se convirtió en vorágine con la llegada a Mérida de notables profesores, científicos, artistas y periodistas cubanos; sus ideas políticas y su sensibilidad enriquecieron a la sociedad yucateca, pues fue entonces cuando se propagó la educación y se empezó a hablar — aún con más ímpetu que antes— de la justicia social, la revalorización de los mayas y la aceptación de las mujeres como seres pensantes y actuantes.

Dolores Bolio Cantarell, Beatriz Peniche Barrera, Rosario Sansores Pren y Holda Novelo Cuevas toman la palabra en este movimiento, pero lejos de involucrarse en la tribuna pública con airados discursos, llevan a la práctica su ideal: “Prefiero escribir”.

Portada del nuevo libro de Eugenia Montalván Colón.

Escribir, en efecto, es el mayor compromiso que ellas pactaron consigo mismas y lo cumplieron. Las cuatro destacan por su altísimo amor propio, la dedicación a su obra y una gran congruencia con sus convicciones éticas; viajaron a La Habana, se involucraron en la escena literaria de Cuba y cautivaron con una obra excepcional que denota sus lecturas, su vocación, el conocimiento de sus raíces y una mirada crítica de la condición femenina. Todas sus notables cualidades quedaron manifiestas en sus textos y, sin embargo, la historia de Yucatán casi se olvida de ellas.

Prefiero escribir / La literatura como arma feminista es el título de la tesis que presenté originalmente para obtener el título de Maestra en Historia en el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), y decidí publicarla como libro para difundir la trascendente aportación de las mujeres intelectuales yucatecas nacidas en el siglo XIX y para iluminar un periodo en sí mismo brillante que más nos valdría conocer para tomarlo como impulso en el siglo XXI, ligado —por donde se le mire— a la condición opuesta a la opulencia: crisis.

Para esclarecer la valiosa aportación de Dolores, Beatriz, Rosario y Holda a la literatura mexicana, consulté archivos bibliográficos y hemerográficos en Yucatán y en Cuba, y en sus escritos descubrí la línea de un legado profundamente inspiracional para mí y, espero, para muchas otras mujeres.

Convoco a los lectores a percibir la imantada y atrayente naturaleza de la opulencia, especialmente esa cara que incita al derroche de palabras, textos e ideas…

Nota bene: para adquirir este libro, favor de contactarme a través de redes sociales con mi nombre o mediante Unasletras (Facebook y Twitter).

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button