Decamerón a la mexicana: «reunión»

Así como un grupo de mujeres y hombres que, huyendo de la peste, se refugiaron en una villa abandonada en las afueras de Florencia y aligeraron los días contando historias que darían cuerpo al Decamerón, de Boccaccio, el abogado Jorge Fernández Souza nos entrega Reunión. De este libro nos habla Vicente Francisco Torres (ensayista, narrador y profesor-investigador en la UAM-Azcapotzalco).


Así como un grupo de mujeres y hombres que, huyendo de la peste, se refugiaron en una villa abandonada en las afueras de Florencia y aligeraron los días contando historias que darían cuerpo al Decamerón, de Boccaccio, el abogado Jorge Fernández Souza entrega el que parece ser su primer libro de cuentos. Él también estudió letras en la UNAM y eso es notorio porque tiene conciencia del oficio, mismo que se manifiesta en sus búsquedas formales y en la manera desconcertante de cerrar sus historias. Sabe que los finales previsibles empequeñecen el trabajo cuentístico y siempre se le escabulle al lector.

Una docena de personajes se resguarda de un aguacero a la entrada de un exclusivo hotel de paso al mismo tiempo que se aleja de la represión de unos manifestantes. El refugio era semiclandestino. Como ya eran varias las personas que se protegían bajo la marquesina, por la puerta lateral salió un empleado y les ordenó que se marcharan. Pero entre las personas que se protegían de la lluvia había un valentón con cara de pocos amigos quien dijo que no se irían porque el agua y los golpes entre policías y manifestantes lo impedían.

Para evitar que el grupo observara a los clientes que entraban un tanto subrepticiamente, el empleado les ofreció una suite para que esperaran; también les dio bebidas y algunos alimentos.

Así empieza un conjunto de relatos de diversa índole. Uno da una versión distinta del mito de la Xtabay, mujer que deduce a los hombres en los caminos y los destruye. Después de consignar el mito, Fernández Souza, autor nacido en Mérida, lo convierte en materia de un relato en donde un hombre engaña a la engañadora y la posee, aunque finalmente enloquece y se pierde. Otra “huésped” retoma, después, la creencia de que una estela maya pronosticaba el fin del mundo en 2012.

Jorge Fernández Souza, en su afán de desconcertar al lector, entrega “Matías Flores”, que suponemos será su tributo al cuento de la revolución, con el asesinato de Emiliano Zapata y el oscuro destino del campesinado, pero luego el protagonista emigra a la ciudad de México y tenemos un cuento urbano que tiene lugar en la colonia Guerrero. Este hombre que llevaba una vejez rutinaria se solidariza con un grupo de guerrilleros y sobreviene el desenlace.

José Revueltas decía que en sus trabajos siempre había una chingamucita, es decir, un señalamiento político o social. Así sucede en este puñado de cuentos que fueron escritos a lo largo de muchos años, como un oficio que ejercía el autor en silencio, cuando había dejado los librotes de leyes por la paz.

“Caribe mexicano” es un relato con final abierto que sugiere una relación sexual violenta; también leemos otro relato con final abierto que habla de una relación nacida en internet, misma que toma cuerpo con el concurso del azar o de los actos de un protagonista secundario.

Como abogado que ha sido, Jorge Fernández Souza construye historias que parecen salidas de un expediente judicial. Unas se acercan a la nota roja, como “Dos madres”, que plantea sobre todo el drama de las personas desaparecidas. Otras dicen que el autor conoce perfectamente la diferencia entre legalidad y justicia: “La autoridad no entiende razones. Hasta cuando no se vende, se mueve solamente por las palabras mal escritas de sus libros. Las letras no se acomodan para servir a quien no tiene fuerza, sino a quienes dan las órdenes”.

“No sufras ángel mío” es un excelente relato sobre la compasión retorcida: el personaje principal tiene una amante pero siente compasión por lo que sentirá su esposa cuando la abandone. Planea asesinarla y al final resulta cazador cazado. Este cuento que parece policial sufre un giro y tenemos una historia sobre la moralina y la psicología de los amantes.

Mientras “Azucena y el abuelo” es una historia preciosa sobre la ancianidad y el regalo de los cuerpos femeninos, el texto que cierra el volumen de estas historias marcadamente realistas recibe un giro fantástico que no voy a revelar aquí.

Reunión fue publicado en 2019 por la Brigada para Leer en Libertad. Puede descargarse gratuitamente aquí, en la página web de Para Leer En Libertad AC.

[Vicente Francisco Torres. Ensayista y narrador. Profesor-investigador en la Universidad Autónoma Metropolitana (Azcapotzalco)]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *