El Niágara en bicicleta


Enamorado, comprendió entonces la perfecta caída de los ojos de su amada cuando ella le dijo que había atravesado, victoriosa, las cataratas del Niágara en bicicleta.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *