Mi nombre es


Le dijo que sí, pero no cuándo. Le dio la cita, pero no la hora. Se abrió un poco la blusa, pero no lo miró a los ojos. Incluso besó su boca, pero no dejó tocarse. Sin embargo lo que lo desquició fue cuando le dijo su nombre, porque entonces conoció su identidad sexual.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *