Bocas cerradas


Fueron felices y armoniosos, sin ninguna discusión de por medio, mientras vivieron en el basurero de la esquina. Su madre los había educado con distinción: nadie abría la boca para que no se introdujeran las hambrientas moscas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *