“Para el poder, ser joven significaba ser enemigo del sistema; así éramos perseguidos”

A 50 años de Avándaro…

Se cumplen 50 años del Festival Avándaro, un concierto de rock realizado en 1971 en Valle de Bravo, Estado de México, que marcó un hito en la escena contracultural del país. El concepto original era crear una carrera anual de autos, idea que terminó convirtiéndose en un festival musical. El éxito del festival fue tal que se estima que logró reunir a más de 300 mil personas. Entre ellos estaba, justamente, el autor de esta crónica. El presente texto es parte del libro Locutopía: crónica, poesía y música del rock, publicado en la editorial de la Universidad Iberoamericana.


¡¡¡Avándaro!!! [1]
(Una minicrónica para justificar la siguiente antología)

Nací en el 55 del siglo pasado. En el 68 tenía apenas 13 años, y vivía en la plácida y desconectada provincia: en la exuberante y cosmopolita ciudad de Cuernavaca. No había internet ni redes sociales y los pocos medios de comunicación estaban cien por ciento cooptados por las dádivas económicas, realizadas con dinero público, de los gobernantes en turno. Para cuando sucedió el Festival de Avándaro, en 1971, ya había cumplido 16 años. Seguía viviendo en Cuernavaca, lejos de la información y de lo sucedido el 10 de junio, “Jueves de Corpus” o el “Halconazo” en la Ciudad de México; de lo que me enteré por la contrainformación de Eduardo del Río, Rius, y sus Agachados[2]; pero, los vasos comunicantes (esos que antecedieron a las redes sociales) se inundaron de sangre melodiosa y fresca que notificaba sobre el “Festival de Rock y Ruedas” que se llevaría a cabo en Avándaro, estado de México: una tocada con los mejores grupos de rock mexicanos; una fiesta imperdible.

Así que, a mis 16 años, acompañado de dos amigos en el tránsito de primero a segundo de prepa, que rondaban entre los 16 y los 17, salimos en el Datsun blanco, fabricado en Cuernavaca, de Pepe Gómez a la casa de 25 habitaciones con 25 baños, cascada que desemboca en alberca, del tío (que había sido secretario de Estado y también presidenciable) de mi entrañable amigo, Jesús Albarrán, el viernes 10 de septiembre, un día antes de que comenzara la fiesta musical. Quizá Pepe iba más atraído por la demostración de autos y pilotos; a mí y a Jesús, como a la mayoría de las personas que asistieron, nos había llevado allá la música. Rockero desde pequeño, el ágape musical se me aparecía como un banquete pantagruélico.

Llegamos, insisto, el viernes 10 de septiembre y pudimos disfrutar un poco de las instalaciones, en las que se encontraba ya también el “Oso” Proal, un conocido conductor de autos de velocidad, con su chica. Se decía que en esa gran y moderna casona habrían de hospedarse los amigos de los motores, las ruedas y el viento. Como al día siguiente, muchas horas antes de que diera inicio el festival, salimos hacia el lugar donde habría de celebrarse el aquelarre musical, y la carrera de autos ya había sido suspendida, no nos enteramos si llegaron más pilotos a la enorme residencia.

Encontramos el sitio donde se desarrollaría el concierto como a las 10 am. Portábamos una casa de campaña y un par de sleeping bags. Recogimos muchas hojas de pino de los suelos boscosos para hacernos un suelo cómodo y perfumado, debajo de donde extendimos las bolsas de dormir abiertas, mientras un tipo desde el escenario daba clases de yoga y hablaba sobre ecología. Algunos grupos, no convocados al festival, comenzaron a mostrar su quehacer sonoro, porque ya nos encontrábamos ahí unas decenas de miles de personas. Nos dijeron que la noche anterior, con las pruebas de sonido, había comenzado la fiesta.

Y el fluir de gente se volvía cada vez más denso. Al medio día, el grupo de Arquitectura de la UNAM[3], se aventó completa la ópera rock Tommy de los Who[4]. Unos meses más tarde, en abril de 1972, parte de esa escuela de Arquitectura optó por el “autogobierno” de estudiantes, profesores y trabajadores; al que este grupo representaría en innumerables eventos y presentaciones.

Siguieron algunos músicos amenizando la tarde, en el que se denominara el prefestival.

§§§

El hecho es que la gente no dejaba de arribar, en camiones atiborrados hasta encima de los techos o andando sobre sus pies por entre las veredas. En la parte final del arribo todo mundo tenía que caminar: (“Todos van a caminar…” invocaba una de mis rolas predilectas, que esperaba escuchar ahí; mas, luego me enteraría que Love Army fue el único grupo de los anunciados que quedó varado en el camino). Esa incorporación masiva y los grandes espacios de blanco silencio, sólo permitieron que la gente se prendiera a ratos, mientras los grupos tocaban. De cualquier manera, se respiraba un continuo olor a fiesta y felicidad; además del perfume de pinos y ocasionalmente a petate quemado.

Como llegamos con mucha anticipación colocamos la casa de campaña de barras rojas y blancas —que se puede ver en algunas de las pocas filmaciones que sobrevivieron a los designios de quienes se pensaron y se piensan por encima de la historia[5]—, a la que se fueron uniendo algunas otras, en un lugar muy privilegiado que consideramos quedaría al margen del tumulto y las aglomeraciones: hacia el costado izquierdo del foro principal, pero cerca de él. No imaginábamos que llegaría tanta, tanta gente y resultaríamos casi sepultados entre el personal.

En pleno día encontramos a unos amigos de Cuernavaca a quienes acompañamos a comprar un pequeño carrujo de mariguana a unos soldados que se encontraban custodiando fuera de las alambradas. Esto nadie me lo contó; yo fui testigo: eran soldados del Ejército mexicano quienes vendían la mariguana, detrás de la cerca de alambre de púas.

Para ese momento no sabíamos que el contingente de Cuernavaca se había estacionado con un camión al otro costado del foro, donde luego cerca de él mostraría su cuerpo desnudo la que se hiciera famosa como la “Encuerada de Avándaro”[6].

Por la tarde fueron apareciendo, tras largos espacios de instalación y afinación, los grupos: La Ley de Herodes, Zafiro, La Sociedad Anónima, Soul Masters, y, por último, La Fachada de Piedra con Larry Sánchez (de la banda 39.4) [7].

El sonido era bueno para donde nos encontrábamos, a unos treinta metros del escenario. Habíamos colocado con unas varas recogidas por ahí y un par de mecates una especie de cerco, como de medio metro, alrededor de la casa. Para las siete u ocho de la noche tal cerco ya había valido gorro. Era tal la cantidad de personas que nuestras previsiones de colocar nuestro campamento a salvaguardo, en uno de los costados, habían sido totalmente rebasadas. Nos encontrábamos muy cerca de donde se concentraba la mayor cantidad de gente, la que había eliminado toda trinchera que la separara del escenario donde desfilaban los grupos.

Luego de unas horas sin música, con las personas deambulando de acá para allá o resguardándose de las lluvias intermitentes, los Dug Dugs arrancaron fuerte el festival. Con algunos problemas de sonido (definitivamente Avándaro, llegaba al casi, pero no era Woodstock) comenzaron con gran tino, según la vibración del personal, ávido de rock. Así se presentaba la avanzada de la entonces llamada “Onda Chicana”.

En esos momentos sucedió la anécdota de la chica desmayada que es levantada en brazos por la multitud y trasladada así al espacio donde pudo ser atendida sin mayores problemas.

Al principio, escuchamos a los grupos y los veíamos desde nuestra posición privilegiada; pero retornó la lluvia y nos metimos a la casa. En algún momento de la noche alguien que no podía conservar bien el equilibrio o que tropezó con una de las cuerdas que tensaban la casa de campaña, cayó sobre una de nuestras paredes. Tuvimos que reconstruirla. Mas, entre tanta gente, ya no pudimos hacerlo con el mismo estiramiento y como no tenía sobretecho de protección contra la lluvia, comenzó a filtrarse el agua; así que permanecimos escuchando el trajinar de los grupos (y de los anuncios: “Bájense de las torres de iluminación porque se pueden venir abajo y provocar un accidente”), presionando el techo hacia arriba para que no nos entrara el agua, a pesar de que ésta nos escurriera por el brazo.

Apenas iniciada la parte nocturna del festival, llegó la hermana de Chucho con tres amigas (¿18, 19 años?). Las escuché y vi entrar y salir de la casa cubiertas por sus impermeables… sin que ninguna de ellas tuviera ninguna queja de ninguna especie. Cero acosos, ni nada que se le pareciera. La gente estaba en lo suyo que era escuchar a los grupos rockeros. En ocasiones entraban a la tienda de campaña y se recostaban un rato entre nosotros, quienes agradecíamos el calorcito que nos compartían.

A los Dug Dugs, seguirían Epílogo, la División del Norte y Tequila con más o menos la misma buena suerte. No ha sido precisado, pero, unos dicen que mientras se presentaba la División del Norte se dio el striptease de quien fuera llamada “La encuerada de Avándaro”[8], utilizada como símbolo de libertad, por unos, como la revista Piedra rodante; y como encarnación de la perversión y el libertinaje, por otros; como los editores de la revista sensacionalista, Alarma, que colocó su fotografía en portada para ilustrar la condena al festival, bajo el título: ¡Avándaro: el Infierno! [9].

Al conocer la persecución ulterior que se desataría sobre cualquier evento que concentrara a la juventud, entre ellos las tocadas de rock, no me extrañaría que hubiera sido “sembrada” para dar foto de portada a todas las publicaciones amarillistas que al día siguiente arremetieron contra el Festival de Avándaro. Su desvanecimiento posterior resultó muy sospechoso.

Al ocupar el escenario el grupo Peace and Love —nos enteraríamos después—, luego de haber escenificado el cover de Woodstock “Mari-mariguana”, mientras tocaba su pieza “We got the power” e invitaba al vasto público a unirse a los coros; primero: “¡Tenemos el poder, tenemos el poder!” y luego “¡We got the power!”, para lo cual gritó un par de veces: “¡chingue a su madre el que no cante!”, fue cortada la transmisión en vivo que hacía Radio Juventud y dio inicio, más que simbólicamente, la persecución al rock en México[10]: tanto el nacional, aún cantado en inglés, y el extranjero, cuyos conciertos anunciados la mayoría de las veces terminaban antes de empezar, bajo los golpes de los bastones de la policía…, fenómeno sólo suspendido hasta la aplicación del TLC y ya incorporado el espectáculo del rock dentro de las “industrias culturales”.

Después de Peace and Love se fue la luz. Ya nos encontrábamos nosotros dentro de la casa de campaña, misma que la multitud casi derribó un par de veces. Ante el silencio, algunas personas comenzaron a ponerse nerviosas. El escenario había quedado a oscuras. Creo que yo empecé a dormitar. El día había sido muy largo. Entre sueño y vigilia pude escuchar algo de El Ritual y de Bandido y cuando arribaron los Yaki ya de plano me fui a otro espacio.

Unos codazos me despertaron por la madrugada y comencé a levitar remojado por los acordes de la Tinta Blanca, que escribió sobre nosotros, entre otras, esa rolota de “All is got a change” … sonambulié un rato con El Amor y poco tiempo después me levanté para la presentación chuckberryana y rollingstoneana del Three Souls in my Mind, que, creo, al igual que a mí, encontró al público ya despabilado por completo.

Como todas esas cientos de personas —¿250,000?, ¿300,000?, ¿o más?—, atestigüé cuando Alex Lora, cantante y líder del grupo, antes de entonar “Street fighting man” hizo aquella dedicatoria desafiante (no la he podido recuperar en las redes con exactitud): en memoria de los caídos el 2 de octubre de 1968, en contra de la represión gubernamental, y, sobre la herida apenas abierta, el 10 de junio de ese 1971, recién ocurrida, por los muertos y desaparecidos tres meses antes, en la masacre acaecida sobre jóvenes y estudiantes el Jueves de Corpus, propiciada por el cuerpo paramilitar de “Los Halcones”, prohijado por el Estado. Después, cuántas ocasiones no coreé movilizado junto a mucha gente y, por muchos años: “Dos de octubre no se olvida ni tampoco diez de junio”. A la fecha, luego de 50 años, no se olvidan.

Fotos: Colección Carlos Monsiváis / Museo del Estanquillo.

§§§

El domingo 12, entre las 9 y las 10 de la mañana, Three Souls in my Mind concluyó su número a causa de fallas técnicas y el festival se dio por terminado [11].

El acoso contra los jóvenes, desde el 68 era una realidad. Esta gran concentración vendría a reforzarlo. Para el poder, para el gobierno, para la derecha, que los jóvenes se reunieran era una amenaza. Así que el Festival de Avándaro dio pie a que se reforzara la cacería contra los jóvenes y todas sus expresiones: rockeros, movimientos universitarios, participación desde la izquierda, “Guerra Sucia” contra la guerrilla… Ser joven, en esos años, significaba para el poder, ser enemigo del sistema y así éramos perseguidos.

Por lo que a mí respecta, el Festival de Avándaro fue una experiencia de amistad, a lo mejor no de amor, pero sí en un ambiente sumamente amoroso. Cero violencia. Cero mala onda. No presencié ninguna mala vibra. Y sí disfruté de grandes expresiones musicales que, por la cerrazón de las autoridades, la mayoría de los músicos y grupos que las emitían vieron truncadas sus carreras artísticas. Les quitaron cualquier oportunidad de trabajo.

Salir de los terrenos donde se llevó a cabo el festival sí nos llevó varias horas. Aunque fuimos a descansar todavía a la mansión del tío de Jesús.

Luego, al regresar a Cuernavaca, nos enteramos, primero por nuestras familias y después por los medios de comunicación —que me puse a recolectar y coleccionar—, que aquel paseo tranquilo y musical había sido “una bacanal de drogas, sexo, perversión” y todas las cosas que pudieran amenazar a las “buenas conciencias”, trasnochadas y recalcitrantes, defensoras de las tradiciones y, por supuesto, del PRI-gobierno, que arremetió con todo a la (¿contra?) cultura juvenil mexicana y al rock[12].

El poder priista —“partido de Estado”, “PRI-gobierno”, como se le conocía entonces (años después el futuro Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, le llamó “Dictadura Perfecta”[13])— se sintió amenazado por los jóvenes, al igual que en el 68 y cerró filas: todo joven que pareciera amigo de las movilizaciones de 1968 o de 1971 o que tuviera “apariencia Avándaro” se había convertido en su enemigo… aniquilable.

De una entrevista[14] que le hice a Víctor Roura en 1984 para el programa Locutopía de Radio UAP, recupero el siguiente fragmento:

Locutopía: Por esa misma época escribió Carlos Monsiváis su crónica sobre Avándaro. Él apunta ahí una idea que es muy importante para entender este problema. Decía que el rock había demostrado su necesidad y su derecho a existir puesto que había sido perseguido, reprimido.

Víctor Roura: Efectivamente fue en ese periodo de Echeverría, después del susto de Avándaro —porque para la perspectiva gubernamental la reunión de ese masivo contingente juvenil representó un susto— que se lanzó una asonada represiva en contra del rock. Esto hizo surgir una serie de iniciativas que ya implicaban el nacimiento, la perspectiva, la aurora de una especie de movimiento. En algún momento así sucedió con los hoyos fonquis, al igual que con las tocadas que grupos como el Three Souls hacían sobre autobuses: alquilaban un tráiler, colocaban sus instrumentos sobre la plataforma, se estacionaban en algún lado y comenzaban a tocar frente a la gente que se iba acercando. Era una especie de mitin relámpago. Aunque, estoy de acuerdo contigo: estos eran solamente como principios de algo, intentos por integrarse a una onda mucho más amplia. Como tú dijiste, esto no los hacía militantes del movimiento como sucedió en muchos otros países; por ejemplo, en el mismo Mayo Rojo de Francia y en Estados Unidos, donde los grupos de rock fueron verdadera vanguardia, en algunos momentos, del movimiento de los estudiantes y de otros sectores, principalmente juveniles.

Sin embargo, no haríamos plena justicia si intentáramos cerrar el análisis del rock en el 68 mexicano, si no nos refiriéramos, más que a los grupos, a la masa, a los jóvenes que conformaban el grueso del contingente y que participaban en él festivamente, como si acudieran a un festival, a una tocada de sus grupos favoritos. Entre ellos rondaba el espíritu del rock.

Quizás era el rock universal, pero el rock participó, habilitó e inflamó nuestro 68, su ascendencia combativa. Lástima que la mayoría de los grupos mexicanos no lo viera así.

Vinieron entonces los tiempos de recrudecimiento de la censura, la prohibición del rock en casi todas sus posibles manifestaciones; de la persecución de los movimientos juveniles; de la cerrazón contra la izquierda y de la llamada “Guerra sucia”. Yo mismo fui “levantado”, secuestrado ilegalmente por la policía en 1975, por ser activista universitario; o, a lo mejor, sólo por usar el cabello largo; pero esa es otra historia que habrá de contarse en otro espacio.

El presente texto es parte del libro Locutopía: crónica, poesía y música del rock, publicado en la editorial de la Universidad Iberoamericana.

▪ ▪ ▪


Breve antología del rock mexicano

De vuelta (Original en inglés) [15]
Spiders

Me ha llegado el momento
de decir adiós, así que
he mirado por mucho tiempo para ver el final
ahora pueden traerme de vuelta

Mis brazos están dibujados
Mis piernas no se doblan
Estoy viviendo hasta los días que vinieron antes
de este feo colapso mental

Mis ojos pueden ver
mi boca se puede mover
pero no puedo hablar
de la verdad sobre ti y
lo que haces es lo que veo

La noche del vestido azul
y el adorno de plata
está en tus ojos

Un amor que era mío
ahora está completamente
en el otro lado
Así que tráeme de vuelta

Lo sé, me falta mucho para ti
dentro del tribunal
que me trajo cerca de ti

De vuelta
Tráeme de vuelta
Tráeme de vuelta
Adonde pertenezco

De vuelta,
por favor tráeme de vuelta
De vuelta
Tráeme de vuelta
Tráeme de vuelta
A donde pertenezco

Foto de Graciela Iturbide.

Caminata cerebral [16]
Love Army


¿Qué pasó con lo que dijo?
¿Ya tan pronto se olvidó?
¿Qué pasó con las 30 monedas que te dio?
 
¡Di!
Porque no te creo lo que dijiste
Sé que no es la verdad
Lo cierto es que prefiero en mi cerebro caminar
Tendré que caminar
 
Sindicatos y patrones
me han bajado la moral
Si me dejo los calzones
también me van a bajar
 
Porque la justicia toma tiempo
Yo no puedo esperar
Prefiero en mi cerebro caminar
Tendré que caminar
 
Oye Cristo, no regreses
no te vayan a rapar
En la era de acuario
nadie te entenderá
 
¡Sí!
Porque sé que si tú regresas
no vas a predicar
Nomás de ver tus pelos
la gente se va a asustar
y te van a hacer llorar
 
Porque la justicia toma tiempo
Yo no pienso esperar
Prefiero en mi cerebro caminar
Tendré que caminar
 
¡Todos van a caminar!
Nadie nos ha de parar

Vamos a hacerl ahora (Original en inglés) [17]
Los Dug Dug’s

 
Estamos haciendo un cambio, hombre.
El cambio que queremos, chicos.
¡La gente se niega, Dios!
Pero lo haremos ahora, ahora, ahora.
Y lo haremos ahora, ahora, ahora.
 
Dije hagámoslo ahora.
Yo lo haría ahora.
Vamos a hacerlo ahora.
Todos juntos: ahora, ahora, ahora, ahora, ahora.
 
Sólo queremos decir, hombre,
ellos no quieren un cambio, chico
No quieres escuchar, Dios.
Pero lo diremos en voz alta, alta, alta.
Lo gritaremos, lo gritaremos, lo gritaremos.
 
Dije que lo digas en voz alta.
Yo lo diría en voz alta.
Dije que lo digas en voz alta.
Juntos: gritémoslo, gritémoslo, gritémoslo, gritémoslo.
 
Sólo queremos decir, hombre,
ellos no quieren un cambio, chico
No quieres escucharlo, Dios.
Pero lo diremos en voz alta.
Lo diremos fuerte, fuerte, fuerte.
Dije que lo grites.
 
Dije que lo hagas ahora.
Yo lo haría ahora.
Vamos a hacerlo ahora.
Juntos: ahora, ahora, ahora, ahora, ahora.
 
Solo queremos decir, hombre,
ellos no quieren un cambio, chico
No quieres escuchar, Dios.
Pero lo diremos en voz alta, en voz alta, en voz alta.
Lo diremos fuerte, fuerte, fuerte.
Lo gritaremos, lo gritaremos, lo gritaremos.
Dije que lo grites.

 
La gente [18]
Dug Dug’s

 
Caminando voy
solo por las calles
sin saber a dónde ir
Miro por doquier
la gente pasar
Unos vienen y otros van
 
Y la gente
y la gente caminando va
Que viene y va
 
Yo nunca sabré
si un problema hay
en sus vidas
No sabré
 
Unos llorarán
otros reirán
también otros sufrirán
 
Y la gente
y la gente caminando va
Que viene y va
Que viene y va
 
Yo nunca sabré
si un problema hay
en sus vidas
No sabré
 
Unos llorarán
otros reirán (jajaja)
también otros sufrirán
 
Y la gente
y la gente caminando va
Que viene y va
Que viene y va
 
Que viene y va
 
Y la gente
y la gente caminando va
Que viene y va

Tenemos el poder (Original en inglés) [19]
Paz y amor

 
Cuando estamos
en el escenario
haciendo música
 
Hay unas cosas
que no nos pueden quitar
 
Porque es nuestro sentimiento
nuestra propia creación
 
Es algo alivianado
tocar juntos
 
Por eso digo:
Tenemos el poder
Tenemos el poder
 
Tú tienes el poder
está dentro de ti
La única forma en que puedes sentirlo
comunícate con tu música
Tú sientes el poder
 
Dilo en voz alta:
¡Queremos el poder!
¡Queremos el poder!
 
Cuando estamos
en el escenario
haciendo música
 
Hay unas cosas
que ellos no nos pueden quitar
 
Porque es nuestro sentimiento
nuestra propia creación
 
Es algo alivianado
tocar juntos
 
Por eso digo
Tenemos el poder
Tenemos el poder

Todo va a cambiar (Original en inglés) [20]
Tinta blanca

 
Sólo dime cómo te sientes
sola
¿Alguna vez has estado
tan equivocada?
 
Todo va a cambiar
Nunca va a ser lo mismo
porque te amo mucho
Amo
Sí, lo hago
 
Nunca intentas ver la luz
Está bien
Y sí, ven a tocar
en mis manos
 
Todo va a cambiar
Nunca va a ser igual
Y porque amo mucho
Amo
Sí, lo hago
 
Binvenida a vivir una vida amorosa
Bienvenida a alcanzar el amor en el cielo
Toda la noche

Nuestros impuestos [21]
El Tri

 
La familia de Echeverría
a un gran viaje se piró,
Doña Esther y su marido
se fueron a dar un rol
 
Y es que nuestros impuestos
están trabajando
Es que nuestros impuestos están trabajando
Y cada día hay que pagar más
 
La tira ya tiene lujosas patrullas
que cuestan un dineral,
Los sardos tienen armas nuevas
pa’ apañar al personal
 
Y es que nuestros impuestos
están trabajando
Es que nuestros impuestos están trabajando
Y cada día hay que pagar más
 
Me suben la renta, me suben la luz
me suben al agua, la leche también
Subieron la mota, también el alcohol
y López Portillo va a ser el ganón
 
Y es que nuestros impuestos
están trabajando
Es que nuestros impuestos están trabajando
Y cada día hay que pagar más

 
Fue sólo un sueño [22]
Javier Bátiz

 
Fue sólo un sueño
un sueño de amor
que como una brisa
el viento llevó
 
Una mentira
o una ilusión
que tú me diste
que tú me diste,
y yo pensé que era amor
 
Porque cuando te fuiste
te llevaste contigo todo lo que era yo
Pero he sobrevivido
y he encontrado en mi vida una nueva canción
En mi corazón
 
Que lindos sueños
Mi sueño de amor
Con las ilusiones
de un corazón
 
Porque cuando te fuiste
te llevaste contigo todo lo que era yo
Pero he sobrevivido
y he encontrado en mi vida una nueva canción
En mi corazón
 
Que lindos sueños
Mi sueño de amor
Con las ilusiones
de un corazón
 
Que lindos sueños
(Oh que lindo sueño)
Mi sueño de amor
(Mi sueño de amor)
Con las ilusiones
(Con las ilusiones)
de un corazón
(De un corazón)
 
Qué lindo sueño
(Qué lindo sueño)
Sueño de amor
Con las ilusiones
(Con las ilusiones)
de un corazón
(De un corazón)
 
Qué lindo sueño
(Qué lindo sueño)

 
El gato callejero [23]
Enigma

 
Al dar las 5 en el reloj
salgo a la calle, a vagar
sin tener a nadie, a quien buscar
Mi vista se lanza, me invita a rolar
 
Al dar las 7 en el reloj
sin un billete, que gastar
y con mucho afán, de reventar
Las luces y el ruido que hay
Me invitan a vagar
¿Qué está pasando?,
me pregunto
vivo aceptando, acabado
 
Sin un billete, que gastar
y con mucho afán, de reventar
Las luces y el ruido que hay
me invitan a vagar
¿Qué está pasando?,
me pregunto
vivo aceptando, acabado
 
Salgo a la calle, a vagar
sin tener a nadie, a quién buscar
mi vista se lanza, me invita a rolar…

La pobreza [24]
Náhuatl

 
Yo nací
en la pobreza
y muy chavo solo…
Solo quedé
 
Trabajé
para vivir
pues ni una ayuda nadie…
nadie me dio
 
La sociedad
me criticó
pues robé
Pero robé, para comer
 
Yo nunca estudié
pues no pudo ser
Ni una ayuda nadie…
nadie me dio
 
Y así como yo
millones hay
y otros que peor
muriéndose están
 
Por favor
les pido yo
¡ayudémonos!
 
¡Yeeeeah!
¡Yeeeeah!
 
La sociedad
me criticó
pues robé
Pero robé, para comer
 
Yo nunca estudié
pues no pudo ser
Ni una ayuda nadie…
nadie me dio
 
¡Yeeeeah!
¡Ayudémonos!
¡Ayudémonos!

Chipote saltarín [25]
Toncho Pilatos

¡Hey!
Vas creciendo
y vas viendo
es verdad
 
Y ahora
es tiempo
te superes
y es por ti
 
Oh no, no
Nunca es tarde
tú te debes
superar
 
Estudia
o trabaja
Tú lo puedes
encontrar
 
Ahora tienes que brincar
¡Salta!
Un chipote saltarín
tú lo puedes encontrar
¡Sigue!
Nadie te puede parar
 
Oh no, no,
Si no quieres
o no puedes
sigue ahí
 
Nadie puede
obligarte
Es tu vida
y eres tú
 
Eres chico
estás creciendo
no te debes
doblegar
 
Esto es duro
yo comprendo
pero es toda
la verdad
 
Ahora tienes que brincar
¡Salta!
Un chipote saltarín
tú lo puedes encontrar
¡Sigue!
Nadie te puede parar
 
Ah…
Ahora bien
No, no, no te bajes
y no te creas
Obsérvala
 
Nunca es tarde
se sociable
No critiques
Eres tú
 
Ahhhh…

Bienvenidos al fin del mundo [26]
Chac Mool

 
El destino de la humanidad
está en manos de algunos locos
que en su afán de odiar y destruir
el botón rojo apretarán
 
Bienvenidos a: el fin del mundo
Bienvenidos a: el gran final
 
Las bombas de neutrón explotarán
nadie nadie más vivirá
y en la soledad del universo
sólo el escenario quedará
 
Bienvenidos a: el fin del mundo
Bienvenidos a: el gran final
 
¡Oh! ¡Oh!
 
El destino de la humanidad
está en manos de algunos locos
que en su afán de odiar y destruir
el botón rojo apretarán
 
Bienvenidos a: el fin del mundo
Bienvenidos a: el gran final
 
Bienvenidos a: el fin del mundo
Bienvenidos a: el gran final
 

Un mundo feliz[27]
Chac Mool

 
Yo soy un Alfa verde
y no estoy radioactivo
Mi madre es la probeta
mi padre el matraz
 
En el mundo donde vivo
no hay hambre ni pobreza
y nuestro enemigo
es la pereza
 
Yo trabajaré
toda mi existencia
y me compraré
casa y muchos coches
 
Viajes a la luna
también pienso hacer
y muchas mujeres
quiero yo tener
 
Uh… Un mundo feliz
Uh… Un mundo feliz
 
Cuando yo me siento
triste y deprimido
yo prendo la tele
y todo está bien
 
Lo más importante
es no pensar
Me tomo una Mandy [28]
y me pongo a dormir
 
En la reservación
viven los salvajes
Hombres primitivos
sucios y dementes
 
Todo el tiempo hablan
de afecto y emoción
pues no han comprendido
lo que es la evolución

Uh… Un mundo feliz
Uh… Un mundo feliz

NOTAS AL PIE

[1] Luego de 50 años desclasificarían información oficial de los hechos de Avándaro espiados desde la Secretaría de Gobernación: “Espió gobierno a rockeros en el Festival Avándaro”. Como la filmación oficial no se ha rescatado, en los siguientes links hay algunos testimonios:

https://www.youtube.com/watch?v=uLGYhsp5Rdc&t=3216s

https://www.youtube.com/watch?v=OsthcTbocnk

https://www.youtube.com/watch?v=Eps6znh-J1Q

[2] Eduardo del Río “Rius” autor de las historietas históricas, Los Súpermachos y, después, Los Agachados; autor también de una enorme cantidad de libros ilustrados.

[3] Eduardo Ruiz Saviñón y el grupo de teatro experimental de la UNAM (interpretaron la ópera rock Tommy, de The Who) con Carlos Steward.

[4] The Who, Tommy (1969). [LP] Londres. IBC Studios.

[5] Una explicación la da Federico Rubli Kaiser: “Avándaro 1971: a 40 años de Woodstock en Valle de Bravo”. Revista Nexos, 16 septiembre, 2011.

[6] Monsiváis, Carlos, Amor perdido. México, ERA (2014).

Roura, Víctor, Negros del corazón. México (1985).

[7] Ver el video “Las Glorias de Avándaro” de C. Cruz, Arturo Lara y más…, minuto 12:49 y otros. En el video estoy de camisa blanca o azul clara, con Pepe Gómez, de suéter verde, al centro, un poco fuera de foco. También salimos junto a nuestra casa de campaña en algunas otras tomas.

[8] El Tri dedicó una canción con ese nombre.

[9] “¡Avándaro: el Infierno!” Casos de Alarma 5889. 24 de noviembre de 1971. Toda la prensa, la radio, los noticieros televisivos, los púlpitos, los políticos… mantuvieron ese tono mentiroso y alarmista.

[10] La excelente crónica sobre el rock, la Onda y Avándaro, aparecida en Amor perdido, de Carlos Monsiváis, con la que tengo algunos pequeños desacuerdos, dice algo así, como: “el rock ganaba su derecho a existir, puesto que era perseguido…”

[11] Festival de Avándaro, Wikipedia.

[12] Federico Rubli Kaiser, Op. cit., considera que la consigna de atacar al Festival de Avándaro, salió de Bucareli, concretamente del despacho de Mario Moya Palencia, entonces Secretario de Gobernación y uno de los principales aspirantes a portar la capucha de “Tapado” (como se les llamaba entonces a los herederos de la Silla Presidencial).

[13] Vargas Llosa y la dictadura perfecta (video).

[14] Morales, M. (1989). Locutopía: Crónica, poesía y música del rock. México. UAZ-UAS-Alebrije. Primera edición, 1990. Págs. 35-36. 

[15] Spiders, “Back”. (YouTube)

[16] Love Army, “Caminata cerebral”. (YouTube)

[17] Dug Dug’s, “Let’s make it now”. (YouTube)

[18] Dug Dug’s, “La gente”. (YouTube)

[19] Peace and Love, “We got the power”. (YouTube)

[20] Tinta blanca, “Everything’s gonna change”. (YouTube)

[21] El Tri, “Nuestros impuestos”. (YouTube)

[22] Javier Bátiz, “Fue sólo un sueño”. (YouTube)

[23] Enigma, “El gato callejero”. (YouTube)

[24] Nahuatl, “La Pobreza”. (YouTube)

[25] Toncho Pilatos, “Chipote saltarin”. (YouTube)

[26] Chac Mool, “Bienvenidos a el fin del mundo”. (YouTube)

[27] Chac Mool, “Mundo feliz”. (YouTube)-Basada en el libro homónimo del escritor y filósofo británico Aldous Huxley.

[28]Droga para dormir usada en el libro Un mundo feliz, de Aldous Huxley.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *