Los fantasmas del pasado


Eran tantos los fantasmas del pasado que vivían alojados en su bello cuerpo de la mujer que llegó un momento en que los diminutos espectros hablaban ya por ella sin que la propia mujer se percatara de ese íntimo entremetimiento creyendo, en su ingenua porfía, que siempre expresaba sus particulares sometimientos… perdón, sentimientos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *