Yo adivino el parpadeo de la escuela que a lo lejos
va aguardando mi retorno.
Es la misma que arrancaron, con su cruel confinamiento,
largas horas de dolor.

Y aunque no quieran los medios,
siempre se regresa a la educación…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *