Mudanza


Cuando murió, tal como había prometido, regresó a jalar los pies de su amada; pero ella, más lista que él, ya se había mudado de casa con otro hombre con la certeza de que él no daría con su nuevo domicilio, distraído sin brújula como era.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *