Es una verdad mundialmente reconocida que un hombre de derecha, poseedor de una gran fortuna, detesta las reformas energéticas de carácter nacionalista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *