Maldigo la vacuna concebida como un lujo
nacional por las potencias,
que, inyectándose sus dosis, se desentienden y evaden.
Maldigo la vacuna de quien ignora a los pobres con tal de inmunizarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *