Dos mil veinte, terrible demonio,
¡ya te vas para no volver!
Cuando te oigo nombrar, me enojo
y a veces lloro sin querer…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *