Mucho tiempo después, frente a la brigada de vacunación, el ciudadano común y corriente había de recordar el día remoto en el que creyó ser libre…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *