Borregos de la fortuna

Supersticioso como era, el candidato…


Después de un clamoroso mitin, supersticioso como era, el candidato a la presidencia mandó poner a toda la borregada detrás de la descomunal puerta de su mansión para que la suerte continuara proveyéndolo infatigablemente de dinero durante el resto del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *