Recuerde el fuero perdido,
avive codicia y despierte
contemplando
cómo se esfuma el dinero,
cómo la ley se aparece
tan callando;
cuán presto se va el poder,
cómo después de gozado
da dolor;
cómo a nuestro parecer
cualquiera sexenio pasado
fue mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *