Hay consultas en la vida, tan fuertes… Yo no sé!
Consultas como el odio del pueblo, como si ante ellas,
el acopio de todo lo robado
se fugara del banco… Yo no sé!

Son pocas, pero son. Abren zanjas profundas
en la calva más fiera y en el copete más alto.
Será tal vez la furia de bárbaros esclavos;
o populistas morenos que nos manda la suerte…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *