Tragedia

Acabó su vida viviendo con un solo hombre…


Sus labios incendiaban las bocas masculinas. Por eso decía, orgullosa, que los besos suyos eran una tragedia. Pero, a consecuencia de ello, recibió un metódico castigo: enamorada por fin, acabó su vida viviendo con un solo hombre que, con el paso de los años, quizá para evitar su propia extenuación, se olvidó de besarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *