Cuando escuché su voz, supe que esa mujer nunca sería mía.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.