Ilustración de Irma Bastida

Los dibujos de Irma Bastida

El universo pictórico de una idónea traductora.

Autorretrato de Irma Bastida.

La idea es relevante: la ilustradora o el ilustrador como los idóneos traductores de imágenes de quien escribe con palabras un libro. La ilustración como la traducción de una historia narrada con palabras. Así distingue su trabajo Irma Bastida, como una traductora pictórica de lo que cuentan otros. Y, en este sentido, vaya que su meticulosa traducción nos ha entregado ya numerosos personajes que gravitan en el mundo infantil y adulto, porque el reconocimiento que obtuvo en la Bienal de Ilustración de Bratislava en 2013 fue precisamente por una labor pictórica de un libro para que los mayores se concentraran en la lectura. Dedicada a ilustrar libros de escritores y ensayistas por un poco más de dos décadas, en ese tiempo ella ha forjado ya un particular mundo de fantasía que no deja de ser entrañable por su onirismo concentrado en una irrebatible imaginación que jamás sucumbe. El universo pictórico necesita, en efecto, de simbólicos traductores como Irma Bastida.

Aquí pueden leer una entrevista con Irma Bastida.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *