Ilustración de Nicola Heindl / Putumayo.

Cartografía sonora de México (y II)

Sesiones del Pescador, episodio 2…

Sesiones del Pescador, episodio 2: llega la segunda y última parte de nuestra lista de reproducción dedicada a la música mexicana. Bajo el título de “Esto es México” (y II), la playlist incluye ahora 161 temas entre electrónica, jazz, sones, norteña, rock, música clásica, trova, pop…


Las «Sesiones del Pescador», episodio 2, ha llegado. Luego de agregar, quitar, añadir, eliminar, sumar, restar… Aquí está, por fin, la segunda parte de la lista de reproducción dedicada a la música mexicana.

Y mejor aceptar la derrota desde un inicio: imposible abarcar en sólo dos lista la riqueza sonora de nuestro país. Así que, como en toda clasificación, esta playlist es arbitraria y limitada: he dejado fuera a muchos artistas de manera deliberada; otros, en cambio, no pasaron el corte de la selección final; algunos más, por otra parte, los habré olvidado sin querer… Y, por supuesto, muchos, muchos más, están ahí afuera y aún no han llegado a mis oídos. (Insisto: es tan amplio y frondoso el espectro sonoro en este país —tanto del pasado como del presente, tanto visible como en la sombra—, que es inabarcable.)

De entrada, para esta segunda parte he querido salirme del lugar común;  tampoco hallarán aquí la tradicional música comercial. Ya saben: me refiero a los productos televisivos; hablo de los artistas confeccionados en las oficinas corporativas de la industria musical; asimismo, a los “exitosos” productos de la (tan negada) payola; y, menos aún, a esas figuras impulsadas desde el mal gusto musical —y, me temo: desde la ignorancia, el desconocimiento y el conservadurismo— que priva en muchos de los locutores improvisados de la industria radiofónica mexicana (de ayer y de hoy).

Por el contrario: la playlist está confeccionada de verdaderos creadores del canto popular, casi (casi) todos ellos artistas independientes que nunca han ocupado las portadas de los medios masivos, ni son prioridad de los grandes sellos discográficos, ni tienen cabida en la programación de la radio comercial; siempre más interesadas, todas estas últimas empresas, en las figuras previamente fabricadas, moldeadas, estilizadas, obedientes. (Porque es un hecho que, con el paso del tiempo, la industria del entretenimiento ha impuesto, o definido, la canción popular según sus propias reglas y costumbres.)

Me estoy extendiendo demasiado… Cerceno: bajo el título de “Esto es México” (y II), el segundo episodio de las «Sesiones del Pescador» está confeccionado con 161 canciones de nuestra estimulante y extraordinaria historia musical.

Como en el episodio anterior, he tratado de cubrir los principales géneros musicales que se producen en México; música vernácula como sones, norteña, banda, pero también danzón, bolero, pop, trova, rock, jazz, así como música electrónica. Hablamos de 161 canciones para trazar una cartografía sonora de nuestro país.

Tres últimos detalles. Uno: ambas listas no sólo van de interpretes mexicanos, también he tratado de abarcar a nuestros compositores. Dos: me he tomado una licencia: en las dos lista —como seguramente ya lo habrán notado— he incluido a varios músicos extranjeros, bajo el argumento de que prácticamente hicieron o han hecho sus carreras en nuestro país.

Y tres: sé que por momentos la realidad puede imponer su dureza y hacernos creer que la música, la cultura en general, es sólo algo superficial y banal. (¿Una playlist en medio de una pandemia?) Sin embargo, si algo ha quedado claro a los largo de los siglos —desde que el ser humano es ser humano—, es el poder curativo y balsámico del arte; entiéndase: arte culto, arte popular…

Es todo. Nos leemos en el episodio tres…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *