Fisura

El espejo se partió extrañamente en dos…


Por Víctor Roura


Cuando preguntó su nombre, el espejo se partió extrañamente en dos: su personalidad, en efecto, sufría una incomprensible fisura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *