La pesadilla

Cuando bajó del árbol sorprendentemente tenía cinco dedos en cada mano…


Cuando bajó del árbol sorprendentemente tenía cinco dedos en cada mano, se puso de pie y, engrandecido, notó que podía caminar de manera erguida…pero en ese justo momento el simio, desconcertado, despertó de la horrible pesadilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *